Un nuevo wifi pasivo gasta 10.000 veces menos en electricidad

Un nuevo wifi pasivo gasta 10.000 veces menos en electricidad

En solo cuatro años la cifra de objetos con acceso a Internet superará los 20.000 millones, cabe ir pensando en cómo ahorrar en la factura de la luz  que supone tenerlos enchufados. Ahora, unos ingenieros eléctricos, mano a mano con informáticos, han probado un tipo de wifi que utiliza solo la diezmilésima parte de la electricidad que gasta el más ahorrativo de los sistemas inalámbricos actuales.

Los autores del experimento, liderados por dos jóvenes doctorandos de la Universidad de Washington querían demostrar que se pueden transmitir datos por wifi sin apenas consumir energía. Han acuñado el concepto de wifi pasivo para describir la base de su sistema: en lugar de que el router tenga que emitir continuamente señal, aprovechan que las ondas de radio, en determinadas condiciones, tienen capacidad de reflejarse y rebotar. Es lo que hace el chip que usa el experimento con la señal que le llega desde el router: transmite datos rebotándolos y eso exige menos esfuerzo, en energía, que emitirlos desde cero.

De momento, el experimento se ha centrado en un tipo de wifi muy común, el estándar 802.11b, que usan muchas redes inalámbricas públicas, pero que no permite mucho ancho de banda. Las esperanzas del grupo apuntan a conseguir aplicar ese fenómeno de reflexión de las ondas, que se denomina retrodispersión, a otros tipos de wifi

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR