Orange y Bouygues aceleran el fin del cuarto operador móvil en Europa

Orange y Bouygues aceleran el fin del cuarto operador móvil en Europa

La nueva estructura del sector de las telecomunicaciones en los distintos países europeos acelera su materialización. Y es que la figura del cuarto operador móvil de red, uno de los paradigmas de la industria de la última década, está acelerando la desaparición con el proceso de fusiones. Ahora le ha llegado el turno a Francia.

Así, Orange ha dado el último paso al confirmar que ha empezado a negociar la compra de Bouygues Telecom. Una transacción valorada en más de 10.000 millones de euros, que supondrá la integración del primer y el tercer cuarto operador de telefonía móvil de red. El movimiento de Orange ha tenido lugar tras el cambio en la predisposición del Gobierno francés (primer accionista además de la teleco) de facilitar las fusiones entre operadoras de telefonía móvil.

Con este cambio, cuatro de los cinco grandes países europeos han dado el paso hacia el fin del cuarto operador móvil. En Alemania, Telefónica Deutschland cerró en otoño de 2014 la compra de E-Plus, filial de KPN.

El grupo español también tiene protagonismo en Reino Unido. Aunque en sentido inverso. En 2015, Telefónica cerró un acuerdo para vender su filial británica O2 a Hutchison Whampoa por cerca de 14.000 millones de euros.

Así, solo España mantendría cuatro operadores de móvil de red. La escandinava TeliaSonera ha negociado a lo largo de los últimos dos años la venta de su filial Yoigo, pero no ha llegado todavía a ningún acuerdo.

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR